Ser la invitada perfecta a esa boda tan especial es muy importante, y la firma cordobesa Matilde Cano quiere ponérnoslo más fácil con algunos consejos:

 

  • Para una boda en el campo podemos dejar de lado los vestidos ajustados al cuerpo e incluso el obligado largo por las rodillas y los zapatos de tacón. A cambio estaremos ideales luciendo un vestido ligero o falda larga y vaporosa con un estampado floral y sandalias planas.

 

 

  • Si se trata de una boda clásica, en Matilde Cano nos recomiendan que rechacemos el look total blanco o negro. Hay que optar por colores suaves y neutros, alejarse de los flúor y de los excesos. Los complementos serán unos buenos aliados y en este caso los tocados, guantes y bolsos de mano deben de ser los elegidos.
  • Una boda de tarde en un castillo junto al mar, por ejemplo, da paso a los vestidos largos, a los tacones altísimos y al blanco y al negro, aunque siempre es mejor combinarlos. Eso sí, hay que elegir ambas cosas basándose en la complexión y la altura de cada una. A veces nuestro mejor aliado podría convertirse en nuestro peor enemigo.

 

 

Por último, unos consejos para cualquiera que sea la boda y el look:
 
  • Hay que respetar el protocolo pero siempre según nuestros gustos. Sólo sintiéndonos seguras de nosotras mismas estaremos verdaderamente elegantes.
  • El escenario en el que se celebra la boda es el que marca el código en el vestuario.
  • Hay que respetar los largos e intentar no superar la altura de las rodillas en las bodas de mañana
  • En la iglesia hay que llevar los hombros cubiertos siempre. Eso no se reduce a un chal, podemos ponernos un mantón de Manila o una americana masculina y estar perfectas.