Todas sabemos que el mundo de las bodas está cambiando. Poco a poco vamos derribando los rígidos protocolos y las anticuadas costumbres para crear la boda de nuestros sueños. Elegimos con cuidado todos los detalles: las flores de la decoración, la música que va a sonar, las invitaciones que mejor reflejen nuestra personalidad, etc. Y ahora también nos estamos animando a personalizar los votos matrimoniales.

 

David Viñuales

 

No hace falta ser Shakespeare ni Cervantes para escribir tus votos, solo necesitas un papel, un bolígrafo y bucear en tus sentimientos. Pero si aún así, no sabes cómo empezar a escribir, ahí van unos consejos:

  • No tengas prisa y no te desesperes si al principio no sabes que poner.
  • Olvídate de las palabras grandilocuentes, vas a expresar tus sentimientos, y para ello nada mejor que usar tus palabras, esas que usas todos los días.
  • Seguro que tenéis palabras o frases que tienen un significado especial para vosotros, así que utilízalas.
  • Piensa en tu pareja y en por qué quieres casarte con ella; apuntas las razones en un papel.
  • Escribe también cómo te sientes cuando estás a su lado.
  • Piensa en lo que tú puedes aportar a tu matrimonio y en lo que puede aportar tu pareja.

Guarda durante un par de días todos estos papeles en un cajón y olvídate de ellos. Pasado este tiempo saca los papeles y un folio en blanco. Lee todo lo que escribiste y subrayas las ideas, frases o palabras que más te emocionen o que mejor reflejen lo que sientes. Anótalas todas en un papel y guárdalo, otra vez, durante un par de días más.

 

 

 

Por fin llega el momento de escribir tus votos. Saca el papel y verás que el trabajo está prácticamente hecho. Ordena las ideas, y poco a poco tus votos irán cogiendo forma. Si te bloqueas guarda el papel y descansa uno o dos días.

Recuerda que el día de tu boda estaréis muy emocionados, así que no escribas un gran discurso. Es mejor escribir unos votos cortos y emotivos, de tan solo dos o tres frases.

 

Foto 1: Foto y Boda