Textos de boda religiosos

A lo largo de la ceremonia religiosa, invitados, familiares y novios realizan varias lecturas y oraciones. Aquí os presentamos algunos ejemplos de textos de carácter religioso que podéis usar en vuestra boda.



No temáis al amor del Padre José Luis Martín Descalzo

No temáis al amor, (nos dice Dios).
No tengáis miedo a lo mejor que hice
cuando construí el mundo.

Tened miedo, más bien, a enturbiarlo,
a enlodarlo, a ajarlo y marchitarlo.

Eso sí que sería una tragedia;
sería como ensuciar mi creación.

Porque el amor es la cosa más bella
que salió de mis manos.

 

Si me faltas Tú del Padre José Luis Martín Descalzo

En medio de la sombra y de la herida
me preguntan si creo en Ti. Y digo
que tengo todo cuando estoy contigo:
el sol, la luz, la paz, el bien, la vida.

Sin Ti, el sol es luz descolorida.
Sin Ti, la paz es un cruel castigo.
Sin Ti, no hay bien ni corazón amigo.
Sin Ti, la vida es muerte repetida.

Contigo el sol es luz enamorada
y contigo la paz es paz florida.
Contigo el bien es casa reposada
y contigo la vida es sangre ardida.

Pues, si me faltas Tú, no tengo nada:
ni sol, ni luz, ni paz, ni bien, ni vida.

Tengo todo cuando estoy contigo,
Si me faltas Tú, no tengo nada...

 

A la persona que amas... de http://www.motivaciones.org

Las cosas que deberías intentar con la persona que amas son:
Toma sus manos siempre que te sea posible.
Abrázala por la cintura y susúrrale algo en sus oído
Bésala en cada oportunidad que tengas.
Abrázala fuertemente cuando tenga frio
Cuando estén solos, abrázala y bésala.
Dale un beso en la punta de la nariz y así se dará cuenta de ¿que quieres besarle.
En el cine, abrásele automáticamente pondrá su cabeza en tu hombro y se arrimará hacia ti, entonces inclina su cara y besa su mejilla suavemente.
Cuando diga que le duele su espalda - hombros - cuello, dale un masaje.
Cuando alguien se acerque a saludarle levántate por ella.
Mírala a los ojos profundamente y dile que la amas.

 

Ama... de http://www.motivaciones.org

Ama sin reclamar nada,
Porque el amor es desinteresado.

Ama sin calcular las desventajas,
Porque amar es sacrificarse.

Ama sin poner condiciones,
Porque el amor es darse.

Ama sin exclusividades,
Porque amar es compartir.

Ama sin fecha y sin tiempo,
Porque el amor es eterno.

Simplemente ama...

 

Ama, cree y sonríe de http://www.motivaciones.org

Ama... porque el amor es la llave de la vida

Cree... porque la fe es la llave de la esperanza

Sonríe... que la sonrisa es la llave de la amistad

Y siempre confía en Dios... es la llave de la eternidad

 

Ama y serás libre de http://www.motivaciones.org

La persona auténticamente libre es la que ama de manera  gratuita y desinteresada. El que está encerrado en el circulo del egoísmo obsesivo no es libre de verdad, porque se autoincapacita para amar y crear vida.

Libertad y amor son dos términos correlativos.

La verdadera libertad desemboca en el amor y el amor genuino es el que nos hace profundamente libres.

Quien se desvive en el servicio sencillo y desinteresado a los hermanos se siente liberado, porque la legítima libertad no radica en el cultivo del propio egoísmo, sino en la autodonación al otro por amor.

La verdadera libertad es la que nos capacita para amar.

SONRÍE.... y ama, y serás libre

La genuina libertad es la que va encaminada hacia la consecución de algo grande y constructivo.

 

Oración por los pobres del Padre Ignacio de Larrañaga

Amar es entregarse,
hay que educarse para el amor.
No es otra cosa la familia que amar y amar.
Amar es darse, amar es entregarse al bienestar
de todos, es trabajar por la felicidad común.

No hay amor sin justicia.
Una civilización del amor que no exigiera la
justicia a los hombres, no sería verdadera
civilización, no marcaría las verdaderas
relaciones de los que se aman, lo justo.

Amar es perdonar.
Vivimos en grupos polarizados y quizás ni
los del mismo grupo se aman porque no
puede haber amor donde se parcializa tanto,
hasta odiar al otro.
Necesitamos romper estos diques,
necesitamos aprender a rezar el Padre Nuestro y decirle
perdónanos, así como nosotros perdonamos.

Vencer a fuerza de amor.
No nos cansemos de predicar el amor, aunque
veamos que olas de violencia viene a inundar
el fuego del amor cristiano.
Tiene que vencer el amor.
Es lo único que puede vencer...

 

Amar de Jonathan Morales

Amar es cuando te olvidas de ti misma
y esa persona ocupa todo tu pensamiento.

Amar es cuando a través de sus ojos
puedes leer lo que hay en su corazón.

Amar es confiar
a pesar de todo y de todos.

Amar es cuando te interesa todo
lo que a ese ser le gusta,
y se convierte en parte de ti.

Amar es comprender, es soportarlo todo,
es sacrificarte, es no ser egoísta.
Es desear sólo su felicidad,
es dar alas a la libertad.

Amar es compartir, es escuchar, es descubrir.
Es hacer tuyas sus tristezas y sus alegrías.

Amar no es reprochar, es entender.
No es lastimar, es consolar.

Amar es el latido
de dos corazones al mismo tiempo,
que se confunden y se hacen uno.

Amar es dar tu alma y corazón,
sin esperar nada a cambio.

 

Amar es darse todo de http://www.motivaciones.org

El hombre estaba tras el mostrador, mirando la calle distraídamente.

Una niñita se aproximó al negocio y apretó la naricita contra el vidrio de la vitrina. Los ojos de color del cielo brillaban cuando vio un determinado objeto. Entró en el negocio y pidió para ver el collar de turquesa azul.

-"Es para mi hermana. ¿Puede hacer un paquete bien bonito?". -dijo ella.

El dueño del negocio miró desconfiado a la niñita y le preguntó:

-¿Cuánto dinero tienes?

Sin dudar, sacó del bolsillo de su ropa un pañuelo todo atadito y fue deshaciendo los nudos. Los colocó sobre el mostrador y dijo feliz:

- "¿Esto alcanza?".

Eran apenas algunas monedas las que exhibía orgullosa.

-"¿Sabe?, quiero dar este regalo a mi hermana mayor. Desde que murió nuestra madre, ella cuida de nosotros y no tiene tiempo para ella. Es su cumpleaños y estoy segura que quedará feliz con el collar que es del color de sus ojos"

El hombre fue para la trastienda, colocó el collar en un estuche, envolvió con un vistoso papel rojo e hizo un trabajado lazo con una cinta verde.

-"Tome, dijo a la niña. Llévelo con cuidado".

Ella salió feliz, corriendo y saltando calle abajo. Aún no acababa el día, cuando una linda joven entró en el negocio. Colocó sobre el mostrador el ya conocido envoltorio deshecho e indagó:

-"¿Este collar fue comprado aquí? "¿Cuánto costó?

- "Ah!", - habló el dueño del negocio. "El precio de cualquier producto de mi tienda es siempre un asunto confidencial entre el vendedor y el cliente".

La joven exclamó:

-"Pero mi hermana tenía solamente algunas monedas. El collar es verdadero, ¿no? Ella no tendría dinero para pagarlo".

El hombre tomó el estuche, rehizo el envoltorio con extremo cariño, colocó la cinta y lo devolvió a la joven y le dijo:

- "Ella pagó el precio más alto que cualquier persona puede pagar: ELLA DIO TODO LO QUE TENÍA".

El silencio llenó la pequeña tienda y dos lágrimas rodaron por la faz emocionada de la joven en cuanto sus manos tomaban el pequeño envoltorio.

La verdadera donación es darse por entero, sin restricciones. La gratitud de quien ama no conoce límites para los gestos de ternura. Agradece siempre, pero no esperes el reconocimiento de nadie. Gratitud con amor no sólo reanima a quien recibe, reconforta a quien ofrece.



Amar es una decisión de Begoña Gurza

Muchas parejas hoy en día se casan sin pensar en lo que la palabra matrimonio en realidad implica: entrega, compromiso y sacrificio entre otras cosas. Con el tiempo algunas parejas se vuelven egoístas y quieren regresar a su estado de soltería, en donde no tenían cuentas que dar ni nada que compartir.

“¡Es más fácil así!” Es lo que piensan muchos de los que han pasado por un proceso de separación, y más si no tienen hijos que pelear. Salen “limpios” de esta para entrar en una nueva relación creyendo que ésta va a ser diferente y que ahora si encontrarán la felicidad.

Y en realidad el matrimonio no da la felicidad, sino que cada parte que constituye una pareja la debe proporcionar para formar un todo y llegar a la satisfacción plena. Pero esto, les cuesta trabajo a muchos, es más fácil darse por vencidos que intentarlo de nuevo, para ellos no vale la pena esforzarse un poco para estar bien con el otro.

Me considero una persona que se casó con el pensamiento que quizá muchos consideren antiguo: “hasta que la muerte nos separe” y trato de sobrellevar los problemas que se tienen como en cualquier matrimonio, pero cuando comienzo a dudar sobre mi relación, leo un pequeño refrán que me encontré navegando por internet; desconozco la fuente, porque olvidé escribirla, sin embargo es algo tan bonito que decidí compartirlo con ustedes para que lo apliquen a su vida en caso de que llegaran a encontrarse en una situación similar:

“Un esposo fue a visitar a un sabio consejero y le dijo que ya no quería a su esposa y que pensaba separarse.

El sabio lo escuchó, lo miró a los ojos y solamente le dijo una palabra: Ámela. Luego, calló. - Pero es que ya no siento nada por ella, replicó el hombre. - Ámela, repuso el sabio.

Y ante el desconcierto del señor, después de un oportuno silencio, agregó lo siguiente:
Amar es una decisión, no un sentimiento; amar es dedicación y entrega. Amar es un verbo y el fruto de esa acción es el amor. El amor es un ejercicio de jardinería: arranque lo que hace daño, prepare el terreno, siembre, sea paciente, riegue y cuide. Esté preparado porque habrá plagas, sequías o excesos de lluvia, mas no por eso abandone su jardín.

Ame a su pareja: acéptela, valórela, respétela, déle afecto y ternura, admírela y compréndala. Eso es todo, ámela.”

Cuando lo leí por primera vez mi piel se puso chinita…¡es verdad!, pensé. Y analizando el trasfondo de este refrán me di cuenta que el matrimonio no sólo es para compartir risas, alegrías y reventones, sino también derrotas, tristezas, tiempos duros y fracasos. Dios pone muchas pruebas, muchos obstáculos en el camino y sabe que todos podemos derrotarlos, pero sólo si queremos lo haremos.

Ahora si que “el que quiera azul celeste que le cueste” y con esto no digo que te la tienes que pasar mal porque el amor es un sufrir total ¡para nada!, pero si sabes que tu matrimonio puede durar porque tienen muchos valores que compartir y se quieren, no dudes en luchar, y verás que así como salieron de este pequeño bache, podrán salir de los que se presenten más adelante.

No importa a qué recurras para hacerlo; hoy en día existen infinidad de soluciones, como las terapias en pareja, que les ayudarán a ver el punto objetivo de las cosas si por algo cada uno está “montado en su burro” creyendo tener siempre la razón. Pero nada se da de un día a otro…mis papás llevan ya 38 años de casados y siempre me han dicho algo muy cierto “en el matrimonio se lucha a diario y no debes dejar de hacerlo si no quieres fracasar”.

Así que sólo te dejo este pequeño mensaje para recordarte que amar es una decisión y no una obligación, y si esto no lo tienes claro desde el principio será mejor que termines con la relación que tienen antes de que sea demasiado tarde y acabe por consumirte a ti como persona.

 

Amor de esposos de http://www.motivaciones.org

Cuentan que el piadoso rey Esteban, de la antigua Inglaterra, fue herido con una flecha envenenada y los médicos dijeron que el único remedio sería que alguien le sorbiera el veneno que él llevaba en las venas, aplicando sus labios a la herida y tragando así la propia muerte. Muchos se ofrecieron a morir a cambio de él, pero a nadie se lo toleró el Rey. Dice la leyenda que no pudo escapar a la astucia de su esposa, que aprovechando el sueño del Rey, le sorbió el veneno. Cuando el Rey vio a la reina, esposa, muerta delante de él, se echó a llorar y dijo: “Me amó y murió por mí”.

 

Amor es... de http://www.motivaciones.org

Dar, perdonar

Orar por el ausente

Sentir los desdenes y callar

Velar junto a una cuna

Cuidar los pasos de un niño

Cuidar a un enfermo de día y de noche

Trabajar para llevar el sustento a la familia

Elogiar las cualidades del amigo

Disimular y callar los defectos ajenos

Cooperar en las pequeñas tareas del hogar.


El amor de Anthony de Mello

El amor no es dependencia.

¡El amor no es compartir nuestra soledad!

El amor no es deseo, no es fijación.

Apasionarse es el exacto opuesto del amor.

Cuando el ojo está limpio, el resultado es la visión. Cuando el corazón está limpio, el resultado es el amor.

Hablamos de lo que el amor no es y llegamos a la conclusión de que no
puede ser dicho lo que el amor es. No se puede decir.

Amar significa, al menos, claridad de percepción y precisión de respuesta. Ver al otro claramente como es. Eso es lo mínimo que puedo pedirle al amor.

El amor es una sensibilidad que te capacita para escuchar todos los
instrumentos, precisamente porque uno despertó más hondamente esa sensibilidad.

Y la armonía se logra cuando juntos estáis disponibles y sensibilizados para escuchar las melodías.

Oír un solo instrumento de la sinfonía del amor es privarse de la
armonía del concierto. Amar es escucharlos todos.

El amor no es una relación. Es un estado del ser. El amor existía
antes que cualquier ser humano. Antes de que existieses, el amor ya existía.

Amar es como oír una sinfonía. Ser sensible a toda esa sinfonía significa tener un corazón sensible a todos y a todo. ¿Puedes imaginar que una
persona oiga una sinfonía y sólo escuche los tambores? ¿Dar tanto valor a los tambores que los otros instrumentos queden casi apagados? Un buen músico, que ama la música, escucharía cada uno de aquellos instrumentos; él puede tener su instrumento favorito, pero los escucha a todos.

 

El amor del Padre Eusebio Gómez Navarro

Dios es amor, Dios es perdón. Él nos mandó amar y perdonar: “Amarás a tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo” (Lc 10, 27). San Juan recoge muy bien el mandato del amor y este mandato lo repetía machaconamente una y mil veces, como lo único importante en la vida. Ese mandato es único. Es un gran tronco con tres ramas: amor a Dios, al otro y a uno mismo, o mejor, al otro como a uno mismo. Nosotros los humanos estamos muy acostumbrados a dividir, a separar. Y nos cuesta comprender que no puede existir el amor a Dios sin el del prójimo, y que éste es la concretización del otro. Es necesario amar a Dios, amar al otro y amarse a sí mismo. El amor es vida, es fuerza. Al amar nos asemejamos a Dios, recogemos toda su fuerza y poder, y todo lo que tocamos, aunque sea de barro, le damos vida con nuestra presencia y nuestro aliento. Quien ama tiene vida, engendra vida y deja vivir. Quien odia, está dominado por la muerte.

Necesitamos el amor y el cariño para poder desarrollarnos y crecer como seres humanos. Sin amor se marchita la flor, se muere el animal y desaparece todo el género humano. Cuando amamos –decía Chesterton– no sólo ofrecemos flores a la persona amada, sino que las flores de todos los parques y jardines nos lo recuerdan.
Jesús fue maestro en el amor. Y amó a todos y hasta el final, pero especialmente a los más pobres e indefensos. Jesús amó y perdonó. Amó a los enemigos y perdonó a aquellos mismos que acabaron con su vida, porque no sabían lo que hacían. Quien no ama y no perdona es porque no ha conocido a Dios (1 Jn 4, 9).

El ser humano vive en la medida que ama. La vida nos ofrece la oportunidad de hacerlo a plenitud o a medias, de vivir en libertad o dentro de los muros de la prisión. Toda la vida debiera ser una historia de amor. El amor es una respuesta aprendida en la infancia y a lo largo de la vida. Para que el niño pueda amar y perdonar necesita crecer en un ambiente de amor y respeto, pues nadie puede dar lo que no ha recibido. Quizá, por eso, es importante caer en la cuenta de la fuerza transformadora del amor, abrirse a él, optar por él y tenerlo como lo único importante de nuestra vida, ya que en eso seremos juzgados (Mt 25,31-46).

Amor que sonríe, sirve, cura y engendra fuerzas. Amor que es bondad, perdón, compasión y ternura. Amor que se expresa en un saludo, en una sonrisa, en una comida. Amor que libera del odio, que acaba con la envidia, que siempre siembra vida por donde pasa y anida.


El amor en pareja es como un jardín de http://www.motivaciones.org

Un esposo fue a visitar a un sabio consejero y le dijo que ya no quería a su esposa y que pensaba separarse. El sabio lo escuchó, lo miró a los ojos y solamente le dijo una palabra:

"Ámela". Y no dijo nada más.

"Pero es que ya no siento nada por ella."

"Ámela", repuso el sabio.

Y ante el desconcierto del señor, después de un oportuno silencio, el sabio agregó lo siguiente:

"Amar es una decisión, no un sentimiento; amar es dedicación y entrega.  Amar es un verbo y el fruto de esa acción es el amor.  El amor es un ejercicio de jardinería: arranque lo que hace daño, prepare el terreno, siembre, sea paciente, riegue y cuide.  Esté preparado porque habrá plagas, sequías o excesos de lluvia, mas no por eso abandone su jardín.  Ame a su pareja, es decir, acéptela, valórela, respétela, dele afecto y ternura, admírela y compréndala".

Eso es todo ... Ámela.


El amor es la mayor riqueza del Padre Eusebio Gómez Navarro

El marido: ¿Sabes, querida? Voy a trabajar duro y algún día seremos ricos.

La Mujer: Ya somos ricos, querido. Nos tenemos el uno al otro. Tal vez algún día también tengamos dinero.

Se trabaja muy duro, pero tanto los que trabajan más de ocho horas, como los que desearían hacerlo pero no pueden, ponen la meta en conseguir dinero. Creen que con dinero, poder y placer ya son ricos y no necesitan de nada más.

Nuestra mayor riqueza está en conocernos y valorar lo que somos. NO nos estimamos. Despreciamos lo que somos y tenemos. En el momento que cambiemos la visión de las cosas y las miremos de forma positiva, nos sucederá tal como pensamos.

Es vital que se renuncie a una idea falsa de felicidad y de riqueza, para poder ser verdaderamente felices y ricos. El descubrir lo que Dios nos ha dado, que El camina con nosotros, que nos quiere felices y que nos amemos de verdad, es la mayor riqueza que podemos tener.

Al final del camino me dirán:
¿Has vivido? ¿Has amado?
Y yo sin decir nada,
Abriré el corazón lleno de nombres.

 

El amor todo lo puede de http://www.motivaciones.org

El amor todo lo puede...

No hay dificultad por muy grande que sea, que el amor no lo supere.

No hay enfermedad por muy grave que sea, que el amor no la sane.

No hay puerta por muy cerrada que esté, que el amor no la abra.

No hay distancias por extremas que sean, que el amor no las acorte tendiendo puentes sobre ellas.

No hay muro por muy alto que sea, que el amor no lo derrumbe.

No hay pecado por muy grave que sea, que el amor no lo redima.

No importa cuan serio sea un problema, cuan desesperada una situación,
cuan grande un error, el amor tiene poder para superar todo esto.

Si usted es capaz de experimentar realmente el amor, usted puede ser la
persona más feliz y más poderosa del mundo.

Ame... Siempre... En cada acto, en cada pensamiento, en cada día que amanece, en cada noche que llega, haga de su vida siempre una canción de amor...

En este mundo tan diverso... El único camino es el amor.


2 comentarios en "Textos de boda religiosos"

  • Maria

    Maria Publicado el 06/02/2013 12:28

    Son unas frases preciosas las que salen en este articulo. ¿Pero no se pueden emplear en una boda religiosa verdad?
    Citar
  • Diana

    Diana Publicado el 15/02/2013 21:37

    Siii por lo que pone el articulo; Textos de boda religiosos!!!! Si no estoy equivocada servirían perfectamente para las lecturas que harían familiares o amigos.
    Citar

Deja tu comentario

Escribe tus consejos e ideas para compartir con el resto de usuarios


Otros artículos que te pueden interesar