Una boda no es boda si no hay dulces del tipo que sea. Hay parejas que eligen la opción del buffet de dulces, otras el clásico pastel de bodas, pero cada vez más se animan a servir a sus invitados tartas individuales.

Algunas cosas que debéis saber sobre ellas:

  • Las tartas individuales permiten que todos los invitados coman lo mismo y que cada uno se sienta único y especial "estrenando" la suya.
 
 
  • Podéis servirlas como un plato más o distribuirlas en un buffet en el que señaléis que cada invitado puede coger el suyo cuando quiera. En este segundo caso, lo mejor será hacer de más por si alguien quisiera repetir.
 
 
  • También tendréis la posibilidad de crear algunas especiales si tenéis invitados alérgicos, con intolerancias o celíacos que normalmente no podrían disfrutar del mismo postre que el resto y normalmente se quedarían sin probar una única tarta para todos.
 
 
  • Al ser más pequeñas, tenéis infinitas posibilidades de sabores, coberturas y formas para personalizarlas y adecuarlas a la temática y colores de vuestra boda.
 
 
  • Podéis hacer mini tartas en forma de pastel de boda, muffins, cupcackes... Sed valientes en cuanto a la presentación y fieles a vuestros gustos. Vuestros invitados quedarán encantados.

 

Foto 1, 3 y 5: Dulcidea Galletas Creativas

Foto 2: Deluz Catering

Foto 4: Chic-cakes