Cada época del año tiene sus flores. Elegir flores de temporada no sólo incidirá en el precio de tu ramo, que te saldrá sensiblemente más barato, sino que además favorecerá que te dure todo el día.

Las estrellas de las flores en verano son las rosas, una flor clásica que nunca falla y a quien la novia confía el peso de su ramo. Puedes elegir decenas de variedades de rosas, de cientos de colores, desde las más sofisticadas y chic hasta las más sencillas y campestres. Algunas de las variedades de rosa más en boga los últimos años son la rosa rococó, la rosa de pitimini y la rosa spray, ambas de flor pequeña y tonos suaves: nácar, salmón... También pudes optar por la antítesis: las rosas rosmelias (rosas gigantes elaboradas a partir del montaje de miles de pétalos) aguantan perfectamente el calor del verano.

Otras flores de verano que puedes utilizar en tu ramo son la magnolia, la orquídea, la dalia, el lirio, el nardo, la fresia, el crisantemo, la lila, o la verónica,  flores rotundas y de colores llamativos. Cualquiera de estas flores puede ser la protagonista de un ramo que transmite juventud y fuerza. Y es que en verano los colores predominantes son colores cálidos: amarillos, rojos, anaranjados... frentre al invierno, en que predominan los blancos y verdes.





Como flores complementarias, o flores de ramos más casuales o sencillos, se acostumbran a  utilizar otras dos flores eminentemente veraniegas: el jazmín en variedades mini y la paniculata (también llamada velo de novia). Ambas son flores livianas, elegantes y sobrias, que evitarán quitar protagonismo a tu vestido y que, sobre todo, te permiten no arriesgarte a que el ramo destaque demasiado.

Entre las últimas tendencias de ramos de novia de verano están el girasol, las margaritas y las hortensias, de flores grandes, que tradicionalmente no se usaban en ramos, pero que hoy día tienen mucha demanda por parte de novias que buscan una boda diferente y personal. Otras novias prefieren incluir elementos no florales, como partes de cestería o con cristales Swaroski.

Flores de invierno con las que puedes contar son los tulipanes, que están disponibles con caldiad durante todo el año, aunque algo caros en esta época del año. Requieren de colocarse en bouquets compactos, para que no se abran.

Eso sí, a la hora de elegir tu ramo de novia es fundamental que si te casas en verano esté hechos con flores que no hayan perdido hidratación y con una buena calidad de las flores. El alambrado del ramo hará que permanezca intacto durante todo el día.