A continuación te indicamos la disposición de los elementos de la mesa:

  • Tenedores de tres puntas para el pescado y de cuatro para la carne, a la izquierda del comensal y ordenados según el menú. De igual manera a la derecha, cuchillo de espátula para el pescado y dentado 'hacia el plato' para la carne. Hemos de sumar los cubiertos de postre que se añadirán a la mesa en el momento en que éste se sirva.
  • La cristalería siempre frente al plato y nunca cubertería entre estos, por seguridad de la propia cristaleria y de nuestra integridad, ya que lo habitual es que nos encontremos con un triángulo de copas; la del vino blanco sobre el cuchillo del plato principal, la del agua a su izquierda, y bajo ellas la del vino tinto. El resto de copas, como las de los espumosos o las de postre se servirán en el momento exacto de su uso.
  • En último lugar disponemos la servilleta, un gran útil de delicado uso que encontraremos inicialmente a la izquierda del plato, sobre él o dentro de la copa principal pero que tendrá siempre el mismo destino, nuestro regazo. 

Conocer y usar estas simples normas nos hará sentirnos cómodos en la mesa y preocuparnos únicamente de tener una conversación a la altura de la ocasión.