*Tutorial realizado por Bodas Deluxe

 

 

Los portavelas con encaje que vamos a realizar son ideales para decorar una boda vintage, rural y muy romántica. Y lo mejor es que además de ser muy sencillos de hacer, también resultan muy económicos.

Podéis utilizarlos en los centros de mesa para conseguir un ambiente romántico y cálido, para decorar el bufet de postres, para marcar el camino hacia el altar… ¿Nos ponemos manos a la obra?

 

Necesitamos:

 

  • Tarritos de cristal. Podéis reciclar tarros de conserva pequeños o los de los yogures de cristal.
  • Encaje ancho. La cantidad dependerá del número de tarritos que tengáis que hacer. Podéis conseguir encaje en los mercadillos, en las mercerías y en algunos bazares. Lo ideal es comprarlo directamente al por mayor, así os saldrá más barato.
  • Pegamento y tijeras.
  • Velas de té, tantas como tarritos queráis hacer.

 

Paso a paso:

 

 

  • Cortad el encaje en trozos que sean lo suficientemente grandes como para rodear los tarritos. 
  • Coged un tarrito y perfilad una tira de pegamento. 
  • Colocad sobre el pegamento uno de los extremos de la tira de encaje.
  • Rodead el tarrito con el encaje.
  • Volved a poner pegamento, esta vez encima del extremo del encaje que ya está pegado al tarrito y pegad el otro extremo. Para que quede bien no os olvidéis de tensar el encaje, asegurándoos de que la cinta quede recta.
  • Ahora solo queda poner dentro la velita de té y encenderla.