El moño es uno de esos peinados de novia que cada año se reinventa y nunca pasa de moda. Este año ha sido protagonista en la mayoría de pasarelas y desfiles de vestidos de novia dejando la cara bien despejada.

 

 

Empezamos con unas ideas para las amantes de los moños altos. Tanto si tienes el pelo rizado como si no, las ondas marcadas y trabajadas en mechones son muy elegantes y perfectas para las novias clásicas que buscan un aire romántico.

 

 

El volumen también es protagonista indiscutible esta temporada. Suele trabajarse a base de cardar el cabello aunque también se pueden utilizar postizos. Este tipo de moños son muy glamurosos.

 

 

Para las más románticas, aconsejamos un moño más sencillo pero adornado con pequeñas florecillas. Un ligero tupé en la parte frontal le dará un aire más actual.

 

 

Los moños a media altura son los más habituales ya que suelen combinar bien con la mayoría de estilos y escotes. La alfombra roja de Hollywood sirve de inspiración para la mayoría de estos peinados de novia, siendo moños muy elegantes y atemporales.

 

 

Pero si buscáis algo más retro, las ondas al agua y los tupés laterales son vuestra mejor opción. Eso sí, es un estilo muy particular así que aseguraos de que combina con vuestro vestido de novia.

 

 

Para acabar las propuestas de moños medios, el clásico moño de bailarina renovado y ligeramente "despeinado" para darle un aire más informal.

 

 

Vamos ahora con el moño bajo en tres versiones: una más romántica, con mechones enmarcando el rostro; otra más vintage que nos recuerda a los estilismos de los años 20; y para acabar, un actual moño lateral con trenza.