Fiji, oficialmente la República de Fiyi, es un país insular de Oceanía situado en el sur del océano Pacífico. Está compuesto por un archipiélago de más de 300 islas que destacan por la belleza de sus paisajes, tanto bajo el agua como en tierra firme.

Es uno de los destinos de luna de miel más exóticos, en el que podréis disfrutar de un conjunto de islas paradisíacas con un clima tropical y templado que perdura todo el año. En Fiji el viaje para los recién casados se convierte en todo un lujo y placer gracias al confort y tranquilidad de sus maravillosos resorts.

 

 

Si todavía no estáis convencidos, esperad a ver todo lo que os depara este increíble destino. Hay opciones para todos los gustos, ¡descubridlos con nosotros!:

  • Isla de Viti Levu: es una de las islas más visitadas puesto que se trata de la más grande de todo el archipiélago. En ella se puede contemplar un paisaje montañoso de ensueño coronado por el monte Tomanivi.
  • Suva: es la capital y en ella podréis conocer la riqueza de su cultura a través del museo de Fiji, situado en los Jardines Thurston. Además del gran patrimonio arquitectónico que posee, la ciudad alberga numerosas zonas verdes entre las que destacan los Jardines Botánicos Clock Tower.
 
 
  • Vanua Levu: es la isla volcánica perfecta para los amantes del submarinismo. Gracias a su riqueza marina podréis disfrutar de los arrecifes de color, así como la belleza de su fauna y flora.
  • Isla Taveuni: es uno de los rincones menos visitados del país. En ella se encuentra una pequeña aldea llamada Lavena en la que los hombres visten faldas y llevan flores de hibisco prendidas de la oreja. Es un lugar realmente cautivador, puesto que la gente vive su vida con la naturaleza y sin preocupaciones. Un contraste brutal con nuestra realidad que seguro que os llama la atención.
  • Otras de las islas que no os podéis perder son Dolphin Island, Vatulele y Yasawa.

La gastronomía tradicional está muy influenciada por la hindú. No os perdáis el kokoda, un pescado preparado a base de coco y limón que está riquísimo. Y si buscáis un buen souvenir, las famosas artesanías tradicionales son una muy buena opción.  

En Fiji solo basta con contemplar y disfrutar de esos bellos paisajes que ofrece para saborear los pequeños placeres que nos depara la vida.