Los libros de firmas son el lugar en el que los invitados a una boda podrán dejar sus dedicatorias, dibujos y fotos a los novios en demostración de su cariño. Se trata de una tradición anglosajona que llegó a España hace ya unos años y que cada vez tiene más adeptos.

 

 

Ya sea comprado o decidáis hacerlo vosotros mismos, es importante que vuestro libro de firmas tenga preferiblemente cubierta rígida para que no se estropee a lo largo de los años y una dimensión apropiada. En general se aconseja que tengan un tamaño aproximado al de un folio o Din A4, para que los más inspirados puedan dejaros hasta un poema. Además, uno pequeño pasaría desapercibido.

El libro de firmas suele ocupar un lugar especial en el salón del banquete, normalmente a la entrada, junto al plano de las mesas, para que todo el mundo deje unas palabras en él. Otra opción es colocarlo en un rincón especialmente decorado e iluminado. ¡La cuestión es que se vea! Si aún así tenéis miedo de que vuestros invitados no reparen en él, podéis encargar a alguna persona de confianza que lo vaya pasando por las mesas a la hora de los cafés.

 

 

Si os habéis decidido a poner un libro de firmas en vuestra boda, podéis comprarlo en las tiendas de invitaciones y detalles de boda. Algunos se pueden personalizar. Pero si buscáis algo diferente y sois aficionados a las manualidades podéis crear vuestro propio libro de firmas con este tutorial.