En todo banquete de boda hay una mesa que suele destacar por encima de las demás, es la mesa presidencial y hoy os queremos hablar de ella.

  • En la mesa presidencial se sientan entre 6 y 8 personas, que suelen ser los novios y las personas más cercanas a ellos. A partir de ella se colocan de cerca a lejos por cercanía a los novios el resto de invitados.
  • La mesa debe ser visible desde todo el salón del banquete. Puede estar elevada sobre una tarima. En el caso de que lo esté, los pies de los comensales deben quedar cubiertos con la mantelería o similar.
  • El protocolo exigiría que la mesa presidencial la compusieran los novios y sus padres, sentados alternando hombre y mujer, con la pareja de recién casados en el centro y colocándose el padre del novio junto a la novia, y la madre de la novia junto al novio. Si además la boda es religiosa existía la costumbre de invitar al párroco, que también ocupaba un sitio en la mesa presidencial.
  • Si queréis estar acompañados de más familiares, podéis cambiar el tipo de mesa y poner una en forma de U, siempre de cara al resto de invitados, en la que podáis añadir a la gente que queráis.
  • En caso de que haya desavenencias entre las familias o entre los padres (porque se hayan divorciado, por ejemplo) podéis optar por sentar a vuestros hermanos en lugar de a vuestros padres en la mesa presidencial.
  • Últimamente hay algunas parejas que deciden sentarse solos, a modo de banquete romántico y colocar en las mesas cercanas al resto de la familia, sobre todo en bodas íntimas y rurales.

 

Foto: Noonu Fotografía