Ya en la mitología griega la rosa estaba asociada con las diosas del amor y simbolizaba la pasión y el deseo de los enamorados. Por eso, cuando se empezaron a forjar las tradiciones nupciales que conocemos hoy en día, esta flor fue la escogida para decorar ceremonias y banquetes, además de ser uno de los principales complementos de la novia. Hoy la rosa sigue siendo un símbolo de amor y por eso es el centro de una de las ceremonias más románticas que existen: la ceremonia de la rosa.

Esta tradición se basa en el intercambio de una rosa roja entre los novios que acompañan de unas palabras explicando el significado de este acto, donde el mensaje más importante es “te amo”. La tradición dice que hay que guardar esa rosa en algún lugar visible de vuestro hogar para recordar cada día el compromiso y amor que os habéis prometido. Con el tiempo la rosa se tiene que ir renovando así como vuestro amor y cada vez que os regaléis una se traducirá en una frase clara, “todavía te quiero”.

Si os casáis por lo civil podéis incluir este rito sin problemas, si por el contrario lo hacéis por la iglesia deberéis consultar con vuestro párroco si os da permiso. En ambos casos, se colocan dos rosas en un recipiente transparente y se intercambian una vez se reciten los votos como marido y mujer.

Os dejamos un ejemplo de lectura para acompañar a esta romántica ceremonia que seguro que nunca olvidaréis:

Oficiante: “Desde tiempos inmemoriales la rosa roja ha sido símbolo del amor y su significado entre los enamorados siempre es el mismo “te quiero”. Por esa razón, intercambiad hoy una rosa como primer regalo entre marido y mujer y conservadla en señal de vuestro amor y respeto mutuo.

"Nombre novio y nombre novia", podéis intercambiar las rosas (se hace el intercambio). Aunque os parezca que nada ha cambiado, hace poco sosteníais una rosa roja y ahora la seguís sosteniendo y aunque a simple vista no lo percibáis no es la misma. Guardadla con cariño y mantenerla con cuidado pues es uno de los regalos más preciados y valiosos que tendréis en vuestro poder; el amor incondicional y verdadero de vuestra pareja hasta el fin de vuestros días.

Ahora, nombre de los novios, os pido un pequeño favor. Buscad en vuestro hogar un lugar bonito y visible donde podáis guardar estas rosas. En cada aniversario y sin decíroslo el uno al otro, sustituid la rosa del año anterior por una nueva como señal de renovación de vuestros votos. Al ver la nueva rosa vuestra pareja recibirá el mensaje: “todavía te quiero”.

Las palabras no siempre son necesarias, por eso, esta rosa adoptará varios significados cuando las fuerzas os flaqueen o hiráis a quien más queréis. “Lo siento”, “te necesito”, “ te echo de menos”...Una sola rosa roja hablará por vosotros, cuando no encontréis las palabras.

"Nombre novios", si hay algo que debéis recordar de vuestra boda es que ha sido el amor lo que hoy os ha traído hasta aquí, que sólo el amor puede hacer una que una alianza triunfe, y que es por amor por lo que vuestro matrimonio perdurará en el tiempo."