Irene Dominguez Eventos & Maestro de Ceremonias

Cada vez más surgen nuevas ideas para simbolizar la unión de las parejas. La ceremonia de la arena es un ritual que ha ganado popularidad en los últimos años por ser muy simple de realizar y uno de los pocos a los que no le afectan las inclemencias del tiempo, a diferencia de otras tradiciones como por ejemplo la ceremonia de las velas.

El procedimiento consiste en el vertido de arenas de diferentes colores (un color representando la novia y otro al novio) dentro de un recipiente, de manera que se van formando bonitas ondas como símbolo del camino que les queda por recorrer juntos y la unión de dos vidas en una. Una mezcla diferenciada por colores para marcar la aportación de cada uno a la relación, pero que a la vez son imposibles de separar como la pareja que se acaba de unir.

Aunque los orígenes de esta tradición no quedan demasiado claros, la mayoría de las teorías apuntan a orígenes hawaianos donde se unían arenas de los diferentes lugares de origen de la novia y el novio, como recuerdo de sus familias. Pese a que este símbolo ya existía desde hace siglos, fue a raíz de la boda de una conocida pareja de un reality show americano llamado The Bachelor en 2004 cuando se popularizó hasta ser toda una tendencia hoy en día. 

Las Ceremonias de Isabel - Maestra de ceremonias

Pasos a seguir

No hay un momento estipulado para hacer la mezcla de la arena, pero normalmente se hace después del intercambio de anillos y votos como un último acto de compromiso antes de pasar a la fiesta. Para la ceremonia de la arena necesitas:

  • Dos recipientes pequeños de cristal o transparentes para que se pueda ver la arena de colores. 
  • Un recipiente más grande con una abertura ancha para que podáis dejar caer las dos arenas a la vez. 
  • Arena de cuarzo cristalino de dos o más colores.  

Lo único que hay que hacer es ir añadiendo la arena de forma conjunta o intermitente al nuevo recipiente hasta que esté lleno y después guardarlo con cuidado para poder conservarlo en casa como recuerdo de un momento tan especial.

Os dejamos un ejemplo del discurso que puede recitar el oficiante:

"Nombre novio/a y nombre novia/o unen hoy sus vidas en señal de compromiso para el resto de sus días. Para ello, seamos testigos de esta unión con el vertido de estas arenas; una te representa a ti, nombre novio/a y todo lo que aportas de tu ser y la otra te representa a ti, nombre novia/o y todo lo que aportas también. Tomad ahora vuestros recipientes donde cada grano representa un momento, un recuerdo, un sentimiento o un aprendizaje y dejadlos caer en la nueva vida que empieza hoy. La arena (color del novio) y la arena (color novia) representa lo que fuisteis y al vaciarla en el nuevo recipiente (se empieza a verter el resto de arena) representará lo que sois a partir de hoy, donde los granos de arena se mezclarán para no separarse nunca más, como vuestra nueva vida en común. Este nuevo símbolo aporta valor a la unión de dos personalidades individuales que se prometen amor eterno en este nuevo recipiente (oficiante levanta el recipiente para que todo el mundo lo pueda ver). Como símbolo de los que fuisteis, sois y seréis, recibid este recuerdo de vuestro compromiso".

Recordad que la ceremonia tiene algunas variantes, como añadir en el fondo arena blanca o, si lo celebráis en la playa, del propio lugar para representar los cimientos de la relación, además de la participación de más personas como los padrinos o familiares cercanos con arenas de otros colores como símbolo de la unión de familias y amigos. 

J.J. Palacios

¿Estás buscando un ritual especial para tu boda civil? No te pierdas este artículo:

7 ceremonias de boda simbólicas