*Tutorial realizado por Bodas Deluxe

 

 

Las bodas en la playa están de moda. Y es que resulta muy romántico decir el “Sí, quiero” sintiendo la arena bajo vuestros pies, y con el mar como telón de fondo.

Tanto si vais a casaros en la playa, como si la vuestra es una boda inspirada en el mar, la idea que os traemos hoy seguro que os encantará. ¿Qué os parece entregar vuestras invitaciones dentro de una botella? Necesitaréis:

  • Las invitaciones. Pueden ser sencillos tarjetones de cartulina no muy gruesa que hayáis impreso en casa o bien papel de pergamino. Si queréis podéis quemar los bordes del papel para conseguir un efecto de "antiguo".
  • Cuerda rústica
  • Botellitas de cristal. Las encontaréis en bazares y tiendas del hogar. En nuestro caso hemos utilizado botellitas de vermouth compradas en packs.
  • Tapones de corcho. Podéis encontrarlos en papelerías especializadas o en tiendas de manualidades.
  • Arena de playa o de colores
  • Conchas de mar

El primer paso es preparar las botella limpiándolas y secándolas sin que queden marcas. Una vez las tenemos listas, rellenamos el fondo con arena de playa o de colores y algunas conchas de mar.

 

 

Por otro lado, doblamos y enrollamas cada invitación y las sujetamos con la cuerda rústica.

 

 

Debéis dejar un trozo de cuerda lo suficientemente largo para que llegue a la boca de la botella, así vuestros invitados podrán tirar de él para sacar la invitación. Así evitaremos que tengan que inclinar la botella y se caiga la arena.

 

 

Colocamos las invitación dentro de las botella asegurándonos de que uno de los extremos de cuerda llega hasta la boca de la botella. Si queréis podéis fijarlo al tapón de corcho con pegamento o un trocito de celo.

Para teminar, colocamos los tapones en las botellas... y ya tenemos listas las invitaciones.

 

 

Debéis entregar todas las invitaciones en mano puesto que al ser botellas de cristal si las enviáis por correo pueden llegar rotas a su destinatario.