Bodas Polarizador

 

La decoración y ambientación de una boda suele estar basada en uno o más colores que le imprimen su carácter y se convierten en el hilo conductor de la celebración. En esta ocasión queremos hablaros de la atrevida combinación del rojo y el blanco proponiendo algunas ideas tanto si seguís indecisos en los colores, como si ya os habéis decantado por éstos pero no sabéis por dónde empezar:

  • La invitación de boda debe reflejar los colores que habéis elegido como vuestros. Hay preciosas combinaciones, no tiene que ser muy exagerado, que sea de vuestro estilo siempre. una cosa no quita la otra.
 
 
  • El ramo de novia es un gran protagonista y hay que aprovecharlo. Bien sea con las flores entre sí o bien llevando un ramo blanco con el puño adornado en rojo o al revés, todas las miradas de los invitados se dirigirán a él por lo que es una buena forma de presentar vuestros colores.
  • El novio puede llevar algún complemento en rojo, como la pajarita, corbata o chaleco y la camisa blanca.
  • La novia puede contrastar el blanco de su vestido con unos zapatos rojos o simplemente con la laca de uñas, los labios o un detalle en el tocado. 
 
 
  • Por supuesto si tenéis cortejo nupcial no olvidéis incluir el rojo y el blanco en su vestuario.
  • Si vais a realizar algún rito simbólico durante la ceremonia como por ejemplo la ceremonia de las velas o de la arena podéis hacer que estos elementos sean de los colores elegidos.
 
 

Sin duda la decoración es el punto más fuerte en cuanto a la muestra de colores:

  • Podéis aprovechar la decoración floral para combinar las mismas flores que luces en tu ramo y en los prendidos en rojo y blanco.  
  • Si tenéis pensado montar una zona chill out, unos sofás blancos con cojines rojos quedarán además muy elegantes.
 
 
  • En las mesas, la mantelería puede utilizar esos colores como más os guste.
  • El banquete puede estar decorado con pompones de papel de seda de ambos colores, con globos de papel o tradicionales o con banderolas de tela.
 
 

La combinación de rojo y blanco es perfecta para celebrar una boda temática en San Valentín o para aprovechar y decorar tu boda con corazones. Eso sí, es importante emplear cada color en su justa medida, es decir, en la medida que mejor os haga sentir y más os guste pero sin llegar a abusar. Recordad siempre que menos es másy que al fin y al cabo se trata de vuestro día.