Seguro que lo habéis visto en más de una película y serie americana. Después de que sirvan la tarta de boda, el padrino se levanta con una copa en la mano y da un emotivo discurso sobre el novio, para terminar proponiendo un brindis por la pareja. Luego la dama de honor principal hace lo mismo, y le dedica unas palabras a la novia. Sin duda se trata de una tradición muy bonita y emotiva, por eso cada vez son más los padrinos y las damas de honor o alguien muy cercano a la novia, que se animan a escribir un discurso para los novios.

Si estás pensando en escribir un discurso para la boda de tu hermano o de tu mejor amiga, aquí tienes unas pautas que te ayudarán:

  • Puedes empezar el discurso con una anécdota divertida que hayáis vivido juntos. Seguro que tienes mil historias simpáticas que contar, pero elígela bien, se trata de sacar una sonrisa, no de poner en ridículo ni en un aprieto a los novios.
  • A continuación puedes contar otras anécdotas que destaquen aspectos positivos de su carácter y personalidad, como aquella vez que te ayudó con ese examen que pensabas que ibas a suspender, o cuando estabas de bajón por un tema personal y él o ella anuló una cita para ir a consolarte. 
  • No te olvides de la pareja, y dedícale también a ella unas palabras. Cuenta la historia de cómo se conocieron los novios, o de cómo se integró ella o él al grupo, y acaba hablando de la pareja que forman: cómo son, lo bien que se complementan, etc.
  • Y para finalizar el discurso tan solo tienes que desearles mucha felicidad en su matrimonio y proponer un brindis por ellos. Sin duda así será el discurso perfecto.

 

Foto: De Blanco