El cojín porta alianzas en uno de los complementos de la boda que a menudo pasamos por alto. Sin embargo adquiere una gran presencia en el momento cumbre de la ceremonia matrimonial, el intercambio de los anillos, por lo que debemos prestarle una cuidada atención.

Hoy en día, el abanico de posibilidades en cuestión de cojines porta alianzas es amplísimo, tanto en forma, materiales, colores... Los hay cuadrados, rectangulares, redondos, o con forma de corazón. Pueden ser de raso, de encaje, con bordados, o punto de cruz. La última moda consiste en confeccionarlos con flores.

 

 

Se pueden adornar con cintas, lazos, cristales de Swarovsky... Incluso hay parejas que se atreven a realizarlos con sus propias manos, y en otros casos hay quienes prefieren llevar el mismo que utilizaron sus padres. ¡Las posibilidades son múltiples! Pero como siempre, lo más importante es que el porta alianzas sea acorde y esté en armonía con el estilo de la boda.