En anteriores artículos os hemos dado ideas para decorar vuestra boda en caso de celebrarla en primavera o en otoño, así que vamos allá y tomad nota de todas nuestras propuestas para una boda veraniega.



En líneas generales diremos que los colores predominantes en las bodas veraniegas serán el blanco, el azul, y los citricos. Los motivos muy playeros, aprovechando todo aquello que el verano nos da: estrellas de mar, antorchas hawaianas, flores tropicales... Pero hay mucho más:

  • Los novios: con las altas temperaturas no apetece llevar mucha ropa por eso el estilo ibicenco es una buena opción a la hora de elegir los trajes de vuestra boda. Eso sí recordad que todo lo demás debe estar en sintonía, y no nos referimos sólo a los complementos que llevéis, si no también al resto de elementos que jueguen parte en vuestra boda (el menú, la decoración, etc)
  • La ceremonia: como ya hemos comentado, en verano es más tentador celebrar la ceremonia al aire libre, ya que el riesgo de lluvia es mínimo y el escenario natural que representa es muy atractivo. Sin embargo, es importante que tengáis en cuenta aspectos como el exceso de calor y sol directo, y dispongáis de medidas para combatirlos. En este sentido, colocar un cesto con parasoles orientales junto a las sillas o bancos destinados a los invitados será muy acertado y además dará un toque muy chic. Otra opción para ceremonias de pocos invitados es celebrar el matrimonio a la sombra de un gran árbol del cual pueden pender pequeñas estrellas o soles de espejo que crearán un juego de colores precioso, o campanillas que al soplar la brisa pongan una dulce banda sonora a la ceremonia. ¡Ah! Y no olvidéis colocar una pequeña barra que sirva agua fresca cerca.



  • Las invitaciones y los detalles de boda: colores frescos y atrevidos, con gran presencia de los tonos cítricos como el amarillo o el verde lima, son los ideales combinados con motivos playeros o marineros. Motivos marinos como las estrellas de mar o las caracolas pueden adornarlas no solo en versión dibujada Las alpargatas de playa, los pareos, los pai-pai o incluso pequeñas sombrillas japonesas son regalos perfectos para esta época del año y que sin duda vuestros invitados aprovecharán.
  • El banquete: aprovecharemos el menú para que sea parte de la ambientación, sobre todo los aperitivos y los cócteles, ya que por su colorido nos aportarán mucho juego. Las frutas exóticas, así como el hielo también tendrán su papel protagonista en la decoración dl banquete de boda. Y por supuesto no nos olvidemos de las flores propias de la estación combinadas con mucho verde para conseguir un efecto más refrescante. Por cierto, si queréis soprender a vuestros invitados con una idea muy refrescante y original incluid una barra libre de helados.



  • Ambientación general: si os habéis decidido por celebrar la ceremonia y el banquete al aire libre aprovechad al máximo todos los recursos que la naturaleza os ofrece. Por ejemplo, para ceremonias en la playa, unas sencillas antorchas pueden marcar el camino de la novia hacia el altar y unas palmeras pueden hacer las veces de pérgola, decoradas con unas delicadas bandas de tul blanco. Si por el contrario preferís el campo, substituid las sillas por amplios haces de eno cubiertos por una fresca túnica.