Generalmente, el tiempo recomendado para organizar una boda es un año. Algunas parejas incluso prefieren planificar este día tan especial hasta con dos años de antelación.

Sin embargo, cada vez son más los novios que deciden organizar su boda con sólo tres o cuatro meses de antelación y ¡funciona! Lo más importante es comprometerse con la planificación y organizarse.

Si vosotros sois una de estas parejas, aquí os damos algunos consejos para ayudaros a organizar una boda perfecta en poco tiempo:

  • Plan de ataque: organizad una primera reunión con los amigos y familiares que asistirán a la boda.  Su ayuda será muy valiosa y podréis delegar en ellos algunas tareas. Preparad un calendario, un presupuesto, y  una agenda de tareas, así no se os olvidará nada. Lo primero que tendréis que hacer es decidir a quién vais a invitar. Lo segundo, poneos en contacto con el Registro Civil más cercano.
  • Estableced las prioridades: si para vosotros la fecha es una prioridad, estaréis muy limitados. Encontrar un lugar para casarse entre mayo y septiembre es muy difícil.  Recordad cuáles son vuestras prioridades a lo largo del proceso de la planificación y tratad de ser flexibles. Pensad que es muy posible que no podáis conseguir todo lo que os gustaría en un plazo de tiempo tan corto, así que tened la mente abierta y preparaos para los posibles cambios de programa.
  • Buscad un organizador de bodas: si tenéis un presupuesto grande, una opción muy acertada es contratar a un profesional que os ayude a planificar vuestro enlace en poco tiempo.  Aquí podéis encontrar varias empresas que se dedican a la organización de bodas.
  • Relajaos y disfrutad: incluso si tenéis muy poco tiempo, debéis tener presente que la organización de una boda en pocos meses es factible. Que llevéis poco tiempo planificándola no significa que vuestra boda vaya a ser menos impresionante. No importa qué empresa de catering elijáis o qué detalles regaléis a vuestros invitados. Vuestra boda es un acontecimiento único y debe ser uno de los días más felices de vuestra vida.

 

Foto: Sebastià Pagarolas