Dicen que a nadie le amarga un dulce, así que una mesa llena de ellos seguro que hará las delicias de vuestros invitados. Y es que no hay nada como el azúcar para reponer fuerzas y seguir bailando toda la noche.

Si estáis pensando en poner una mesa de dulces en vuestra boda, y os apetece montarla vosotros mismos, tomad buena nota de todos estos consejos.

  • Lo primero que tenéis que hacer es decidir qué dulces queréis poner en la mesa: repostería, dulces caseros, bollería, caramelos etc.
  • Si sois de diferentes ciudades, pueblos o países, una buena idea es poner en una mesa dulces tradicionales de vuestras regiones.

 

Baylina

 

  • También podéis tener en cuenta la época en la que os casáis, si es en otoño podéis ofrecer dulces de calabaza, panellets, huesos de santos y mazapán, mientras que si os casáis en fechas próximas a Navidad podéis ofrecer turrones, polvorones, mantecados y roscos de vino.
  • Una vez elegidos los dulces deberíais pensar en cómo colocarlos en la mesa. Es importante que los pongáis a diferentes alturas, eso hará que vuestra mesa luzca más.
  • Actualmente es muy fácil encontrar soportes para tartas, torres para cupcakes, bomboneras y bandejas que os permitirán presentar los dulces de una manera profesional.

 

Happy Party

 

  • Si toda vuestra boda gira en torno a un tema, tenedlo en cuenta a la hora de decorar vuestra mesa de dulces. Usad los mismos colores, y procurad que la mesa quede perfectamente integrada con el resto de la decoración de la boda.
  • Los cartelitos de los dulces deberían seguir el mismo diseño que el resto de la papelería de la boda. Una vez tengáis claros qué dulces ofreceréis, podéis encargar los cartelitos a la misma empresa que os haga el resto de la papelería.

 

Foto 1: La Candy Bar

Foto 2: Baylina

Foto 3: Happy Party