¿Preparados para cocinar un clásico pastel de boda de tres pisos? Estos son los ingredientes que necesitamos:

  • Tres moldes de horno de diferentes tamaños.
  • La receta de un pastel: elegid el sabor (vainilla, fresa, chocolate...). Tened en cuenta que el tipo de bizcocho que cocinéis debe ser denso y consistente.
  • Crema glaseada para cubrir la tarta: al igual que con el bizcocho, elegid el sabor. Si queréis podéis añadir colorante.
  • Film transparente.
  • Papel de aluminio.
  • Herramientas para el montaje de los pisos: un tablero base de plástico, platos separadores (pueden ser trozos de cartón recortados), 2 discos de espuma del mismo tamaño que los pisos superiores y palillos de punta redonda. Los platos y bases han de ser del mismo diámetro que cada uno de los pisos.
  • Una brocha de pastelería.
  • Sirope o caramelo líquido sin colorante.
  • Decoraciones comestibles.

Antes de empezar es importante definir qué cantidad de pastel necesitaremos. Un  pastel de tres pisos redondos de 35, 25 y 15 centímetros de diámetro cada uno es suficiente para 100 invitados. Otro punto a tener en cuenta es que cocinaremos la tarta unos días antes de la boda y dejaremos la cobertura y el montaje para el último momento.

Preparamos y horneamos cada uno de los pisos de nuestro pastel. Una vez estén fríos, los envolvemos primero en film transparente y luego en papel de aluminio y los congelamos.

El día antes de la boda descongelamos cada uno de los pisos a temperatura ambiente. Tened en cuenta que tarda unas 11-12 horas.

Coged la base del pastel, colocadla sobre el tablero de plástico y abridla por la mitad. Con la brocha, aplicamos el sirope sobre el bizcocho. Después, lo rellenamos y cubrimos con la crema glaseada y lo dejamos secar (el secado es bastante rápido). Haced lo mismo con cada piso.

Por último, montaremos los niveles. Para ello, en el piso base insertamos 6 palillos cortados a la altura del bizcocho dibujando un círculo a una distancia de 7 centímetros desde el centro, y 4 a unos 5 centímetros del centro. Encima colocamos el segundo piso poniendo como separador uno de los discos de espuma.

En el piso del medio insertamos de nuevo 6 palillos dibujando un círculo a unos 5 centímetros del centro, y 4 a unos 3 centímetros. Para acabar colocamos el último piso poniendo de nuevo un disco de espuma como separador.

¡Ya tenemos montado nuestro pastel de boda! Ahora sólo tenemos que decorarlo. Podemos hacerlo con la misma crema glaseada ayudándonos de una manga pastelera o bien peladillas, virutas de chocolate o incluso flores y lazos de raso.

 

 

Sin duda, nuestro pastel de boda casero será el gran protagonista de nuestro banquete de boda ;)