A muchas novias les preocupa que la fecha de su boda coincida con su menstruación. Los dolores, molestias y la preocupación de cambiarnos a menudo sin manchar nuestro vestido blanco son una pesadilla que podemos intentar evitar.

Si eres una chica regular, bien sea por naturaleza o porque usas métodos anticonceptivos para hacerlo, te recomendamos simplemente que elijáis una fecha para casaros lo bastante alejada del día D como para que no haya fallos aunque se adelante o retrase un poco.

Si por el contrario no eres una chica regular y tu periodo hace lo que quiere, es muy sencillo: visita a tu ginecólogo y plantéale la cuestión. Ten en cuenta que:

  • Él te recomendará la mejor opción según tu historial médico, unos análisis y unas cuantas preguntas.
  • Cada anticonceptivo es distinto y no todos nos van bien a todas.
  • Nunca tomes ningún anticonceptivo por tu cuenta, hazlo siempre bajo prescripción médica.

Si prefieres no tomarte nada, o si por cualquier cosa prevés que va a ser inevitable que las fechas coincidan:

  • Intenta no abusar del consumo de sal que retiene líquidos y acentúa los dolores menstruales.
  • Toma infusiones relajantes o ve al médico para que te recete algún calmante extra si eres propensa a sentir mucho dolor.

Lo más importante es que nada te amargue el día, que te encuentres perfecta y la menstruación no sea un impedimento para disfrutar al máximo de vuestra boda.

 

Foto: Miguel Varona