Hace muy poco os hablábamos de las carpas de boda, las distintas opciones y todo lo que debíais saber a la hora de alquilar una para vuestro gran día. Recordad que una carpa es un lienzo en blanco, un espacio que hay que personalizar al máximo para que nunca parezca grande, frío y desangelado. Por eso queremos daros algunas ideas:
 
  • Globos de papel a distintas alturas colgando del techo con cintas de raso, encaje o cuerda, por ejemplo.
  • Podéis cubrir el techo de la carpa, sobre todo si es blanca, de tiras de tela de colores de lado a lado, rebajando un poco la altura y haciendo el espacio más íntimo si hay pocos invitados y la carpa es grande.

 

Vorec

 

  • Muy de moda también están las luces led en color natural y no blanco, pues aportan un toque mágico y único que parece propio de un sueño. Pueden ir por el techo y luego bajar por las columnas de la carpa como una enredadera.
  • Sin en cambio se trata de una boda de campo, no pueden faltar unas velas colgando de tarritos de cristal aquí y allá, en pequeños grupos a distintas alturas.
  • Para carpas de madera y bodas vintage, unas lámparas de araña crearán el ambiente perfecto.

 

 

  • También podéis colgar banderines de tela que hayáis hecho vosotros mismos en los colores de vuestra boda, un DIY fácil al alcance de cualquiera. Perfecto para bodas rurales íntimas.
  • Los pompones de seda o de tul son otra de las opciones preciosas para bodas románticas o vintage. Colgados del techo, adornando las columnas o los rincones. También podéis hacerlos vosotros mismos sin demasiado esfuerzo.
  • Si no os gustara el suelo, siempre podéis recubrirlo del material que más os guste, desde madera de parqué hasta césped artificial o moqueta. Esto dará mucho juego al resto de la decoración y hará que pueda cambiar totalmente, así que tomad esa decisión en primer lugar.

 

Foto 1: Obvius

Foto 2: Vorec

Foto 3: Plan B