Si hay algo que caracteriza al verano es el calor, que aunque nos encanta y nos invita a darnos refrescantes baños, sienta fatal a las flores, sobre todo a las cortadas. Por eso, para que vuestros centros de mesa no se mustien rápidamente hoy os traemos una recopilación de ideas y propuestas originales.

Agua, arena, velas y frutas son algunos de los elementos que hemos elegido para los centros de mesa veraniegos, porque ¿quién dijo que los centros de mesa solo tenían que ser de flores?

  • Olvidaos de los centros de flores grandes y recargados.
  • Escoged flores de temporada, y descartad las que sean más delicadas.
  • Podéis poner flores silvestres en pequeños tarritos de cristal llenos de agua. No los recarguéis, es mejor poner tres tarritos con pocas flores que uno con muchas.
  • Una pecera llena de agua y con flores  o pétalos flotando es una idea refrescante y muy colorida. 

 

 

  • Si la boda es en la playa podéis poner centros de mesa naturales a base de arena, estrellas de mar y conchas marinas.
  • Si la boda es de día olvidaos de las velas, darán más calor a vuestros invitados. Sin embargo en las bodas de noche los centros de mesa con velas flotantes son una buena idea.
  • Los centros hechos a base de frutas son una elección muy acertada: manzanas, naranjas, limas o limones son las frutas que más se utilizan. Y si las usas cortadas además de decorar perfumarán el ambiente.

 

 

  • Si no queréis renunciar a las flores podéis ponerlas en pequeñas macetas, permanecerán frescas mucho más tiempo. 
  • Las macetas de cactus también quedan preciosas. Son plantas muy resistentes, y  no todos los cactus están llenos de pinchos, hay algunos realmente preciosos.

 

Foto 1: Essential & Events