El boutonniere o prendido del novio viene de la palabra francesa "ojal" y sería el equivalente en importancia al ramo de la novia. Es un arreglo generalmente floral que luce el novio en el ojal de la chaqueta del traje.

Por este motivo es importante elegirlo con cuidado, teniendo en cuenta estos factores, además del gusto del novio, claro:

  • Suele lucirlo el novio, por supuesto, y también el padrino y la corte de honor del novio si la tuviera.
  • Lo normal es que vaya a juego con la corbata que lucirá ese día o con los colores del ramo de la novia.
  • Últimamente es bastante habitual hacer una pequeña reproducción del ramo de la novia para la solapa del novio.
  • El tamaño del prendido del novio debe ser mayor al del resto de caballeros que lo luzcan.

 

 

  • Si la corbata es oscura, la flor siempre será clara, siendo blanco el color más usado y el más elegante. Aunque las rosas también sean una de las flores que aportan más distinción.
  • Cuando la novia encarga su ramo, que siempre acompaña al estilo de su traje y por consiguiente del resto de la boda, es recomendable que encargue también el boutonniere del novio y del resto de hombres que vayan a llevar. En este sentido es importante que la novia hable con todos ellos para que los boutonnieres elegidos sean también de su gusto. Tened en cuenta que es un complemento que van a lucir durante todo el día y deben sentirse cómodos con él.