Marga Gómez Fotografía

 

Ya lo decían nuestras abuelas, “para presumir hay que sufrir”, y la verdad es que tenían mucha razón. La mayoría de vestidos de novia están diseñados para lucirlos en días soleados, pero cada vez son más las parejas que deciden casarse en otoño o en invierno. ¡Y hasta puede refrescar en primavera!

Como sabemos que hay que ponerle al mal tiempo buena cara hoy os traemos soluciones con mucho estilo para que el frío no os quite ni un ápice de glamur el día de vuestra boda.

  • Si te casas en invierno apuesta por una bonita estola de pelo (natural o sintético). Le dará un toque muy elegante a tu look, sobre todo si la acompañas de unos sofisticados guantes largos, al más puro estilo Gilda. Quedan perfectas si lo que buscas es un look elegante, y si tu boda es de inspiración vintage.

 

 

Daniela Monticone

 

 

  • Los chales y capas también son una buena opción para cubrirte y protegerte del frío: en seda, punto, encaje... Incluso puedes atreverte con uno de color. Elige el que mejor vaya con tu estilo y el tipo de boda.
  • Si tu boda es en primavera o en otoño completa tu look de novia con una chaqueta. Las de punto en tonos pastel están muy de moda. Quedarán genial si tu boda es de inspiración campestre, y si estás buscando un look sencillo y natural. Si quieres conseguir un aspecto más country completa tu estilismo con un fino cinturón por encima de la chaqueta y unas botas cowboy.

 

 

  • La mayoría de diseñadores de vestidos de novia cuentan en sus catálogos con preciosos boleros y tops que combinan perfectamente con la mayoría de sus diseños. Cuando elijas tu vestido pregunta a la dependienta si hay algún bolero o chaquetilla que haga juego con él, pídele que te saque varios modelos y pruébatelos con el vestido. Seguro que encontrarás alguno que te enamorará.

 

Foto 1: Marga Gómez Fotografía

Foto 2: Daniela Monticone

Foto 3: Pronovias