Convertir el banquete nupcial en un divertido picnic es una de las últimas tendencias originales en bodas. Una opción barata e informal para quienes buscan una celebración diferente.

Aunque podéis dejar la organización en manos de un wedding planner o de un catering, nosotros os proponemos una idea mucho más sencilla y económica. Buscad un parque con grandes zonas verdes en vuestra ciudad, una pequeña playa o un merendero. Aseguraos de que hay lavabos cerca (si no, tendréis que alquilar alguno).

Tomad nota de todo lo necesario:

  • Manteles, cojines y mantas sobre los que sentarse.
  • Cestas de mimbre para llevar la comida, los cubiertos, etc.
  • Unas cuantas mesas y sillas plegables para los más mayores.
  • Sombreros de paja, gorras, sombrillas... y todo aquello que pueda protegernos del sol.

Ahora pensemos en un buen menú campestre. Unas cuantas tortillas, bocadillos variados, quesos, mermeladas, embutidos, fruta, mini tartas y dulces... El precio por persona será de unos 25-30€.

 

 

No podemos olvidarnos de la ropa para el gran día. Debe ser acorde al estilo de la celebración: un vestido de novia ligero, traje de novio sin corbata... Y no os olvidéis de informar a vuestros invitados sobre cómo deben vestirse.

Por último, tened en cuenta que al ser una celebración al aire libre es mejor planificarla para las últimas semanas de primavera y las primeras de verano. Eso sí, pensad en un espacio alternativo como una carpa por si acaso la lluvia os sorprende.