Un valle nevado como escenario de vuestro reportaje fotográfico, una chimenea en el salón del banquete, tazas de chocolate caliente para los postres... Las bodas de invierno tienen una atmósfera muy especial.

Pero además, comportan una serie de ventajas como la facilidad a la hora de contratar el fotógrafo, reservar la fecha de la iglesia o encontrar disponibilidad en salones de banquetes.

 

 

Pero si aún no estáis convencidos, aquí tenéis una serie de ideas. ¡Tomad nota!

  • ¿Qué puede haber más especial que pasar la Navidad celebrando una boda? Aprovechad las típicas decoraciones navideñas para crear el ambiente mágico de una de las épocas del año más especiales: flores de pascua, abetos con guirnaldas de luces, centros de mesa con piñas...
  • En cuestión de colores podéis optar por dos estilos diferentes: el rojo, el dorado y el verde para los que decidan ambientar su boda en la navidad, o colores más fríos como el blanco, el plata y el azul.
  • Las flores por excelencia de la temporada son las camelias y las campanillas de nieve. Utilizadlas para el ramo de novia y las diferentes decoraciones.
  • Si hablamos del menú por supuesto buscaremos platos típicos de la temporada invernal y para los postres, ¿qué mejor que vino caliente con canela, chocolate caliente y dulces típicos navideños?

 

 

Si ya os habéis decidido a celebrar vuestra boda en invierno, hay un último punto que deberéis tener en cuenta: las horas de luz. Durante esta época del año los días son más cortos por lo que lo ideal es celebrar la ceremonia por la mañana.